← Volver al buscador principal

DOI: https://doi.org/10.18002/dalcyl/v0i3

FRANCISCO DE LA REGUERA Y SERNA

Nombre u obra homónima: De la Reguera y Serna, Gómez de la Reguera, Díez de la Reguera, Francisco, Gentilhombre de Cámara del Cardenal Infante Fernando de Austria

Lugar de nacimiento: Valladolid

Otros nombres: De la Reguera y Serna, Gómez de la Reguera, Díez de la Reguera, Francisco, Gentilhombre de Cámara del Cardenal Infante Fernando de Austria

Geografia vital: Valladolid, Madrid

Año de nacimiento: 1595

Año de fallecimiento: 1673

Lengua de escritura: español - latín -

Género literario: a:7:{i:0;s:10:"Didáctica";i:1;s:12:"Emblemática";i:2;s:20:"Literatura religiosa";i:3;s:21:"Literatura sapiencial";i:4;s:15:"Poesía lírica";i:5;s:11:"Traducción";i:6;s:8:"Tratados";}

Movimiento literario: a:1:{i:0;s:7:"Barroco";}

Relaciones literarias y personales: Félix Lope de Vega, Manuel de Faria y Sous, Simón Díaz, Fr. Tomás de Llamazares, Luciano de Samósata, Jacobus Mycillus, F. Lope de Vega, Juan Antonio Fernández de la Reguera, Bachiller Carambola

Temática: a:6:{i:0;s:7:"Amorosa";i:1;s:14:"Moral y ética";i:2;s:9:"Política";i:3;s:7:"Popular";i:4;s:9:"Religiosa";i:5;s:7:"Sátira";}

Investigadores responsables: Antón Martínez, Beatriz -

por por Beatriz Antón Martínez

 

Biografía

Francisco de la Reguera y Serna (así firma su testamento), nace en Valladolid en la primavera de 1595, pues en el testamento (otorgado el 20 de diciembre de 1672) dice tener «setenta y siete años y medio poco más». Pertenecía a una familia de hidalgos de Ponferrada y Los Barrios, tal vez oriundos de Cabezón de la Sal. Era cristiano viejo por los cuatro costados de su linaje: hijo legítimo mayor del doctor (en Derecho) Alonso Díez de la Reguera, procurador del común de Valladolid, y de Petronila Fresno de Galdo, que fue bautizada en 1569 en la iglesia de san Martín de Valladolid (Alonso 1922: 27). En 1635, su padre solicitó probanza de que su homónimo padre, apodado «el Indiano», había sido conquistador de Indias, obteniéndola el 18 de marzo de ese mismo año (Cortijo Ocaña – Cortijo Ocaña 2003: 27-28). Cuando falleció su esposa Petronila, se hizo clérigo y debió de morir poco antes del 12 de noviembre de 1636, fecha del inventario de sus bienes.

Su abuelo paterno, el capitán Alonso Díez de la Reguera («el Indiano»), participó con Hernán Cortés en la conquista de México y se unió a Pedro de Alvarado en su expedición a San Salvador (1523) y en la conquista de Guatemala (1524), donde fue encomendero; allí vivió diecisiete años (Cortijo Ocaña – Cortijo Ocaña 2003: 17) antes de regresar a Valladolid (ca. 1540). Cuando enviudó de su primera esposa María Ruiz de Velasco,, se casó con Aldonza de la Serna Verdesoto (Agapito y Revilla 1918-1929: 10), abuela de nuestro autor.

Sus abuelos maternos fueron Mariana de Casasola y el licenciado Francisco Fresno de Galdo, abogado de la Corte y Consejo del Rey, de origen montañés; éste, en 1599, creó un mayorazgo por valor de 16.000 ducados; su familia poseía en la iglesia de san Martín una capilla funeraria, que aún se conserva (Bennassar 2015: 237, 341).

Empresas de que husaron los Reyes de Castilla. BNE ms. 17.481

Su tío paterno Diego Díez de la Reguera, hombre de armas, en su testamentó mandó ser enterrado en la iglesia de Santiago, donde también estaban sus padres y abuelos. Su tío abuelo Fr. Alonso Fresno de Galdo, obispo de Honduras, adquirió a la parroquia de san Martín de Valladolid un sitio para hacer una capilla para su entierro (Fernández del Hoyo 2003: 12, 23).

Entre sus parientes había un juez (Luis Maldonado de Verdesoto, oidor de la Chancillería de Granada), banqueros y ricos mercaderes, como Luis de la Serna y Bracamonte, patrón de la iglesia de Santiago el Mayor de Valladolid, donde yacen sus restos (Urrea 1977: 292-293), y cuyo mayorazgo heredó nuestro autor.

En el testamento recuerda F. de la Reguera a sus dos hermanos menores; Alonso Díez de la Reguera, soldado, quien dejó numerosas deudas y de cuya hija Petronila se hubo de ocupar nuestro autor, informa en su testamento, «no como curador que no lo fui sino como sobrina hija de mi hermano y la crie y alimente enseñe cure grandes enfermedades en que gaste muchos ducados»; y Aldonza, que se casó con Gonzalo de Aguayo; su hijo Alonso de Aguayo y Mercado heredó el mayorazgo de F. de la Reguera, pues murió sin dejar descendencia.

De sus estudios y formación sólo sabemos, por el testamento de su abuelo materno (otorgado el 11 de noviembre de 1611), que le legó su biblioteca para que se graduara de licenciado; y su abuela Mariana Casasola le dejó en su testamento (otorgado el 21 de abril de 1616) también una «rentilla» para que acabara sus estudios.

Se ignora qué estudios cursó F. de la Reguera y dónde, ya que en el Archivo de la Universidad de Valladolid no hay noticias de él ni tampoco figura entre los becarios del Colegio Mayor de Santa Cruz, vinculado a dicha universidad. Además de sus dotes poéticas y artísticas, loadas por eminentes coevos como Félix Lope de Vega (Laurel de Apolo, Madrid, 1630, III, vv. 337-249) y Manuel de Faria y Sousa (Rimas varias de Luis de Camoens, Lisboa, 1685, II, p. 299), poseía conocimientos de matemáticas y de astrología. Fue coleccionista de monedas y medallas, que supo aprovechar para sus creaciones literarias y artísticas.

No es posible establecer la fecha en que F. de la Reguera llegó a la Corte, ni por mediación de quién (Grigoriadou 2017: 24; Antón 2019), ni qué función desempeñó en ella, pese a que en la copia manuscrita de las Empresas de los reyes de Castilla (BNE 17.741) se dice que fue gentilhombre de Cámara del Cardenal Infante Fernando de Austria, dato que reitera J. A: Fernández de la Reguera en el «Elogio al autor» que encabeza dicha copia. Sin embargo, no hay ningún documento que, a día de hoy, avale tal título. De hecho, el nombre de nuestro autor no está entre los que formaban la «pequeña corte» del Cardenal Infante (Aldea Vaquero 2008: 19-29) ni entre sus escritores-criados (Simón Díaz 1983: 16-17; 2000: 48), si bien es verdad que aquel escritor que tenía la posibilidad de indicar que estaba vinculado de alguna manera a la Casa Real o a algún noble, lo consignaba al frente de sus escritos (Simón Díaz 2000: 10, 48). Por consiguiente, hay que cuestionarse la veracidad de que fuera realmente gentilhombre de Cámara, dado que sólo tenemos el testimonio de J. A. Fernández de la Reguera, cuyo «Elogio», escrito casi un cuarto de siglo después de que muriera el vallisoletano, peca de hiperbólico y falible. No se menciona  tal título en la copia de las Empresas que hizo, o encargó, el franciscano Fr. Tomás de Llamazares (ms. 28-4-24, Biblioteca del Seminario Diocesano de Valladolid), quien en modo alguno omitiría distinguir a su amigo y paisano con tan pomposo honor. De haber sido realmente gentilhombre de Cámara de tan alto personaje, lo habría exhibido con orgullo en el «Prólogo» de sus Empresas, o en los discursos que ideó para ellas, pues no todos podían aspirar a ese cargo, para el que se exigía ante todo limpieza de sangre. Tampoco aparece en las copias manuscritas de sus otras obras hasta ahora localizadas (Grigoriadou – Conde 2017: 47-55).

Las historias verdaderas de Luciano [de Samósata]. BNE ms. 17.729.

Su estancia en la Corte finalizó cuando el Cardenal Infante la abandonó cuando fue nombrado gobernador general de Flandes en abril de 1632. Algunas declaraciones del propio autor dejan traslucir que se vio envuelto en un turbio asunto en el que –de acuerdo con lo que él mismo declara en el «Prólogo» a las Empresas políticas y en el prólogo («Al que leyere») de su traducción de Luciano de Samósata– intervino «la violencia el poder». De modo que ese revés de la fortuna, además de una grave enfermedad que –según indica en dicho «Prólogo»– padeció por entonces, y la partida del Cardenal Infante llevaron a nuestro autor a un discreto, y seguro, retiro en su ciudad natal, donde se consagró a sus estudios y aficiones, y a su familia, ya que se había casado con la viuda Ana de Vega, quien tenía una hija, Sandra Ordóñez.

Cayó gravemente enfermo (por ese motivo no pudo firmar el codicilo que sigue a su testamento, fechado en 29 de enero de 1673) y murió, en Valladolid, el 30 de enero de 1673 (pocos días antes había fallecido su esposa). Aunque era feligrés de la iglesia de san Ildefonso, donde se celebró su funeral, fue enterrado en la iglesia de Santiago Apóstol, de la que era patrón, en el panteón familiar costeado por su antepasado Luis de la Serna, tal como había ordenado en su testamento.

 

Producción literaria   

De su nada desdeñable producción literaria sólo pasaron por la imprenta, entre 1644 y 1674 (i. e.póstumamente), los almanaques y pronósticos anuales bajo el pseudónimo ‘Bachiller Don Francisco Temudo’; asimismo, en la Cornu-copia Sacro-profana (Burgos, 1685) de Fr. Tomás de Llamazares se encuentran, intercalados, diez sonetos de F. de la Reguera, así como una «Carta de Don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid, al Autor», que finaliza con una canción (fechada en mayo de 1672). El resto de sus trabajos, inéditos durante siglos, se han conservado en copias manuscritas.

En prosa tradujo los dos libros de Las Historias verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana, a partir de la edición latina del humanista alemán Jacobus Mycillus (1503-1558), pues en el prólogo confiesa que no sabe griego. Esta es la tercera traducción española del clásico, precedida sólo por la de Francisco de Enzinas (1551) y la de Juan de Aguilar Villaquirán (1617) (Grigoriadu 2006). También escribió su continuación literaria, intitulada Libro Terzero de las Historias Verdaderas de Luciano, imitando con singular ingenio el estilo lucianesco (Grigoriadu 2011).

Su principal obra en verso es Primera parte de las rimas humanas […]. Contiene esta primera parte la Lira i la çampoña. Sonetos amorosos, heroicos, campestres, burlescos, églogas y versos castellanos, que contiene 222 sonetos, 2 églogas, 3 décimas y algunos versos castellanos. Por un lado, el título remeda colecciones poéticas de F. Lope de Vega, como Rimas sacras (1614) y, en particular, Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1634). Por otro lado, los dos instrumentos musicales del subtítulo (uno de cuerda y otro de viento) hacen referencia a la poesía elevada (lira) y a la humilde (zampoña) (Grigoriadou 2017: 36).

De temática religiosa compuso, en prosa y verso, El ejemplo de paciencia. Job. Paráfrasis del libro de su vida, que abarca 17 capítulos de los 42 que contiene el libro sapiencial. Igualmente, compuso canciones, versos para fiestas, villancicos, así como unos Elogios a María Santísima, no localizados. Según J. A. de la Reguera fue premiado en diversos certámenes.

Su obra más relevante, por tratarse de la primera colección de empresas políticas de un autor español, son las Empresas de los reyes de Castilla (y León), donde deja constancia de sus dotes artísticas (en el elaborado dibujo que hizo para cada empresa), poéticas (en el soneto que compuso para elucidar el mote o lema) y de prosista (en el discurso que añade a cada empresa para descifrar su sentido). Se adelantó así varios años a la exitosa Idea de un príncipe político cristiano representada en cien empresas(Múnich, 1640; 2ª ed. Milán, 1642) de  Saavedra Fajardo (López Poza 1999). Las concomitancias que se observan entre las Empresas del polígrafo vallisoletano y las del diplomático murciano avalan la teoría de que uno y otro se sirvieron de sus respectivas colecciones (Antón 2019).

No es factible fijar la cronología de sus obras. En el caso de las Empresas sabemos que trabajaba en ellas en 1629, pues entonces escribió a F. Lope de Vega para preguntarle si Felipe IV había utilizado alguna empresa (De la Concha – Madroñal Durán 2012: 31); también que, en 1632, ya las había concluido, si aceptamos lo que dice Fr. Tomás de Llamazares en la dedicatoria de la obra a Carlos II (ms. 28-4-24, Biblioteca del Seminario Diocesano de Valladolid). F. de la Reguera retomó el manuscrito, pensando en sacarlo finalmente a la luz ante la insistencia de su amigo franciscano, entre marzo de 1667 (en que están fechadas tres tarjetas) y septiembre de 1672 (en que van fechados dos jeroglíficos insertos al final del libro). Pero murió sin llegar a ver la colección publicada.

La La lira y la zampoña se data entre 1629 (el soneto amoroso dedicado a ‘Lisi’ se encuentra también en las Empresas de los reyes de Castilla (y León), en concreto en la empresa de Juana l de Castilla) y 1646 (hay dos epicedios dedicados a la muerte del príncipe Baltasar Carlos, acaecida el 9 de octubre de ese año) (Grigoriadou 2017. 35).

Por lo tanto, si bien no es posible determinar cuándo comenzó F. de la Reguera su actividad literaria, sin embargo está demostrado que siguió trabajando hasta pocos meses antes de que enfermara gravemente y muriera.

 

Tradición textual

Testimonios manuscritos

Las obras hasta ahora conocidas de F. de la Reguera se conservan en copias manuscritas de los siglos XVII y XVIII.

El volumen contiene las siguientes obras de F. de la Reguera: Las historias verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana por Francisco de la Reguera, natural de Valladolid, recogidas por un amigo suyo (fols. 56r-123v). Ejemplo de paciencia Job: paráfrasis del libro de su vida, escrita en lengua castellana por Francisco de la Reguera (fols. 124r-166v). Primera parte de las rimas humanas de Francisco de la Reguera i Serna, natural de Valladolid. Contiene esta primera parte la Lira i la çampoña. Sonetos amorosos, heroicos, campestres, burlescos, églogas y versos castellanos [obra incompleta] (fols. 171r-310v).

  • Madrid. En línea en BNE ms. 17.729
    Las historias verdaderas de Luciano [de Samósata]; escritas en lengua castellana por Francisco de la Reguera, natural de Valladolid; recogidas por un amigo suyo.
  • Madrid. En línea en BNE ms. 2844 (ff. 113r-128r)
    Las historias verdaderas de Luciano [de Samósata]; escritas en lengua castellana por Francisco de la Reguera, natural de Valladolid; recogidas por un amigo suyo. En Madrid, año de 1729. Incluida en: Obras de Bartolomé Leonardo de Argensola y de Luciano de Samósata.
    Valladolid, Biblioteca del Seminario Diocesano, ms. 28-4-24 (año 1678). Actualmente está en paradero desconocido.
    Empresas de los reyes de Castilla y León por don Francisco de la Reguera natural de Valladolid. Obra póstuma. Sacada a al luz por el R. P. Fr. Thomás de Llamazares, de la orden de san Francisco, Lector de Teología, dos veces jubilado y custodio de la provincia de la Concepción.
  • Madrid. En línea en BNE ms. 17481
    Anteportada: Empresas de que usaron los Reyes de Castilla, recoxidas, exornadas, y iluminadas por Don Francisco Gómez de la Reguera y Serna, natural de Valladolid, Gentilhombre que fue de la Cámara del Serenísimo Sr. Infante Cardenal D. Fernando de Austria, sacadas de sus originales.
    Portada: Empresas de los Reyes de Castilla, con máximas y documentos para Príncipes. Recoxidas, exornadas, e iluminadas por natural de Valladolid, Gentilhombre que fue de la Cámara del Serenísimo Señor Infante Cardenal D. Fernando de Austria. Año de 1695. Sacadas de las orixinales manuscritas del Autor. Por don Antonio Fernández de la Reguera, caballero del orden de Calatrava, Secretario del secreto del Sto, Oficio de la Inquisición de Valladolid.

Testimonios impresos

  • Bachiller Don Francisco Temudo, Pronóstico y Lunario del año 1644. […] Con el juicio del año, y buena cosecha de frutos, y sucesos generales que inclinan los astros en la tierra, Zaragoza, J. de Larumbe, 1644.
  • Bachiller Don Francisco Temudo, Pronóstico y Lunario de quartos de luna, y de cada día de por sí del año 1659 […], Madrid, J. de Paredes, 1658.
  • Bachiller Don Francisco Temudo, Discurso de prodigios grandes y vaticinios naturales, […] según lo indica la Magna Conjunción de Júpiter y Saturno en el año de 1663, Madrid, J. de Paredes, 1660.
  • Bachiller Don Francisco Temudo, Pronostico del año del señor 1673 de cada día de por sí, y de quartos de luna, con el juizio del año, cosecha de frutos y mantenimientos al meridiano de esta corte, Madrid, J. de Paredes, 1673.
  • Bachiller Don Francisco Temudo, Pronostico del año del señor de 1674 de cada día de por sí, y de quartos de luna, con el juizio del año, cosecha de frutos y mantenimientos, al meridiano desta corte, Madrid, J. de Paredes, 1674.

(de) Llamazares, Fr. Thomás; Cornu-copia Sacro-profanasobre el modo de predicar y después un Diálogo con Demócrito e Hipócrates, Burgos, Juan de Viar, 1685. F. de la Reguera es autor de una «Carta al Autor»(mayo de 1672) y diez sonetos intercalados a lo largo del libro (Antón, 2019), la mayoría de los cuales se recogen en La lira y la zampoña.

 

Recepción socio-literaria

No hay testimonios fehacientes de que F. de la Reguera fuera gentilhombre de Cámara del Cardenal Infante Fernando de Austria, pero parece que tuvo con él una cierta relación de familiaridad o de mecenazgo, ya que, según escribe en el «Prólogo» a las Empresas de los Reyes de Castilla (y León), fue el Cardenal Infante quien le propuso componer dicha obra cuando leyó el Dialogo dell’ imprese militari e amorose (Roma, 1555) de P. Giovio (seguramente en la lengua original, ya que el Cardenal Infante conocía el italiano) y comprobó que en esa obra apenas estaban representados los reyes de Castilla. Pero F. de la Reguera no precisa cuándo ni dónde tuvo lugar ese encuentro, limitándose a decir que estaba al «servicio» del Cardenal Infante. Tal «servicio» concluyó cuando su regio promotor, al ser designado gobernador general de Flandes, abandonó la Corte (abril de 1632) y nuestro autor volvió a su tierra natal, que nunca más abandonaría.

Fr. Tomás de Llamazares añadió una nota al «Prólogo» del autor a las Empresas de los Reyes de Castilla y León (Biblioteca del Seminario Diocesano de Valladolid, ms. 28-4-24), colmando de elogios al autor y rememorando las alabanzas que le había dispensado F. Lope de Vega. Asimismo, ofrece algunos datos de interés sobre la composición de la obra en la dedicatoria con la que, en nombre del autor, ya fallecido, le ofrece las Empresas al rey Carlos II, en 1678.

En 1695, Juan Antonio Fernández de la Reguera, secretario del Santo Oficio de la Inquisición de Valladolid y que, pese a la coincidencia del segundo apellido, no se atreve a asegurar una relación de consanguinitas con nuestro autor, hizo, o mandó hacer, una copia de las Empresas políticas (BNE ms. 17.481); al inicio agrega un «Breve elogio a la fama póstuma, vida y escritos de don Francisco de la Reguera», donde ofrece numerosas noticias, muchas infundadas o hiperbólicas, sobre el autor y sus obras. Pese a lo que sostiene J. A. Fernández de la Reguera, nada atestigua la presencia de nuestro autor en los círculos literarios de la Corte o de varias ciudades de España.

En la Corte entraría en contacto con F. Lope de Vega, quien en 1630 le dispensó el primer elogio, y el mayor, como poeta, al incluirlo en su Laurel de Apolo con otras Rimas (Madrid, Juan González, 1630, III, 337-249).

Los trabajos de astrología judiciaria le valieron problemas con la censura inquisitorial de Granada en 1658, y fueron objeto de mordaces críticas, como las del Bachiller Carambola en: Discurso astronómico, y pronostico general desde el año de 1683 hasta la fin del mundo: […]. Descriuele el Bachiller Carambola, Heredero de las Carcaxadas de Democrito, à pesar de los Saturninos. Dirigele al Gran Piscatore de Sarraval, y a Don Francisco Temudo, Pesquisidores de Coluros, y Cathedraticos de embustes, ambos del Consejo de su Magestad, el Gran Monarca de los Astros, Madrid, [s. n.], 1683.

 

Recepción crítica

No hay noticias del autor ni de sus obras desde finales del siglo XVII hasta finales del siglo XIX, en que tenemos dos testimonios: en 1878, M. Menéndez Pelayo en la Biblioteca de Traductores españolesrecuerda a F. de la Reguera entre los traductores españoles de la Historia verdadera de Luciano y, a la vista de la portada del ms. BNE 2.844 (la misma portada del ms. BNE 17.729), fechado en Madrid en 1729, dice que «floreció en el primer tercio del siglo pasado» (Grigoriadu 2006). Y, en 1893, el abogado C. González García-Valladolid en Datos para la Historia Biográfica de la M.L.M.N.H. y Excma. Ciudad de Valladolid (Valladolid, vol. I, 1893) lo recuerda como «Gómez de Reguera, D. Francisco, pintor y poeta»; agrega que «aunque no son conocidas sus obras, debió ser muy estimado como poeta y pintor, a juzgar por el elogio que le dedica Lope de Vega en el Laurel de Apolo, […]». Esta parquedad denota el olvido en que había caído F. de la Reguera.

En el siglo XX, el jesuita salmantino Félix González Olmedo, cuando enseñaba en Valladolid, descubrió la copia manuscrita de las Empresas depositada en la Biblioteca del Seminario Diocesano y publicó una breve e insustancial reseña sobre el autor y la obra en Razón y Fe 54-55 (1919), que apenas ha hallado eco en la comunidad científica. Pocos años después, la escasa información ofrecida por F. González Olmedo es utilizada en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana (1925), donde se despacha en pocas líneas a «Gómez de la Reguera, Francisco» [sic] como «escritor y dibujante español, nacido y muerto en Valladolid (1599-1674). Fue bastante versado en matemáticas, música, aritmética, cosmografía, astrología y poesía». Acto seguido, se dice que «compuso un libro de Empresas de los Reyes de Castilla y León que se conserva manuscrito en la Biblioteca de la Universidad Pontificia de Valladolid, en el cual hay dibujadas preciosas empresas o dibujos simbólicos».

Se debe a César Hernández Alonso (1991) la primera edición del las Empresas Políticas, realizada a partir de la copia manuscrita del Seminario Diocesano de Valladolid (ref. 28-4-24). Mínimas son las noticias biográficas que da y algunas erróneas, como que el autor era un «religioso vallisoletano». No obstante los errores y carencias que presenta el libro, tiene el innegable mérito de haber dado a conocer las Empresas de Reguera, convirtiéndose desde entonces en obra de referencia para estudiosos del género emblemático, y de las empresas en particular.

Nieves Pena Sueiro, tras localizar en la Biblioteca Nacional de España el ms. 17.481 con las Empresas de F. de la Reguera, publicó un breve artículo (2009) y, poco después (2011a), sacó a la luz la segunda edición crítica a partir de esa copia manuscrita, con una documentada introducción; y también se ha ocupado de las fuentes de las Empresas (2015).

Teodora Grigoriadou, que empezó investigando la faceta de F. de la Reguera como traductor de Luciano de Samósata en su tesis doctoral (2010) y en trabajos posteriores (2006 y 2011), ha aportado incontestable y actualizada información biográfica sobre el autor en el estudio introductorio a la edición que ha publicado, con P. P. Conde Parrado, de la Primera Parte de las Rhimas Humanas: La lira y la zampoñade Francisco de Reguera (Valladolid, 2017), fundamental para conocer la labor poética del autor vallisoletano.

Las Empresas Políticas son, sin duda, la obra más conocida de F. de la Reguera desde finales del siglo pasado; ha sido objeto de análisis parciales y de múltiples referencias por parte de hispanistas como F. Rodríguez de la Flor (1996), A. Bernat Vistarini y John T. Cull (1999), Nieves Pena Sueiro (2011a) y Sagrario López Poza (2012; 2014), e historiadores del arte como B. García Vega (1994), Víctor Mínguez(2001) y J. J. García Arranz (2010). Coadyuva, asimismo, a su difusión el portal Bidiso (Biblioteca Digital Siglo de Oro).

 

 

Bibliografía citada

Agapito y Revilla, J., Anotaciones a los «Extractos de los Diarios de los Verdesotos» de Valladolid, Valladolid, E. Zapatero, 1918-1929.

Aldea Vaquero, Q., España y Europa en el siglo XVII. Correspondencia de Saavedra Fajardo. Tomo III, vol. I: El Cardenal Infante en el imposible camino de Flandes 1633-1634, Madrid, CSIC – Real Academia Española, 2008.

Antón, B., «Las empresas de los reyes de Castilla (y León) de Francisco de la Reguera y Serna: hierografías barrocas para instrucción de príncipes (estudio de las empresas de los reyes de época medieval) », en Mª Luzdivina Cuesta (coord.), El legado literario de Castilla y León del final de la Edad Media al Romanticismo, Berlín, Peter Lang, 2019 (e. p.).

Ara, J., Escultura gótica en Valladolid, Valladolid, Diputación Provincial, 1977.

Bennassar, B., Valladolid en el Siglo de Oro: una ciudad de Castilla y su entorno agrario en el siglo XVI,Valladolid, Máxtor, 2015 (reimpr. trad. Valladolid, 1983).

Bernat Vistarini, A. – Cull, John T., Emblemas españoles ilustrados, Madrid, Akal, 1999.

Faria y Sousa, M., Rimas varias de Luis de Camoens, principe de los poetas heroycos, y lyricos de España […] commentadas por Manuel de Faria, y Sousa [….]. Tomo I e II que contienem la primera, segunda, y tercera Centuria de los Sonetos, Lisboa, Theotonio Damaso de Mello, 1685. En línea en BNE [26-julio-2019].

(de la) Concha, V. – Madroñal Durán, A., Lope de Vega, Códice Durán-Masaveu. Cuaderno autógrafo, ed. facs., Oviedo, Fundación Mª Cristina Masaveu – RAE, 2012.

Cortijo Ocaña, A. – Cortijo Ocaña, A., Cartas desde México y Guatemala (1540-1635). El proceso Díaz de la Reguera, Cáceres, Universidad de Extremadura – The Bancroft Library, 2003.

Fernández del Hoyo, Mª A., «La iglesia parroquial de san Martín: su historia», Boletín Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, 38 (2003), pp. 9-26.

García Arranz, J. J., Symbola et emblemata avium. Las aves en los libros de emblemas y empresas de los siglos XVI y XVII, A Coruña: SIELAEEdiciones de la Sociedad de Cultura Valle-Inclán, 2010.

García Vega, B., «Las Empresas de los Reyes de Castilla y León de Francisco de la Reguera», en Actas del I Simposio Internacional de Emblemática (Teruel, 1 y de octubre de 1991), Teruel, Instituto de Estudios Turolenses – Diputación Provincial de Teruel, 1994: 93-169.

González García-Valladolid, C., Datos para la Historia Biográfica de la M.L.M.N.H. y Excma. Ciudad de Valladolid (Valladolid, Imp. y Librería Nacional y Extranjera de Hijos de Rodríguez – Libreros de la Universidad y del Instituto, 1893-1894, 2 vols.; vol. I, pp. 586-587). En línea en Biblioteca Digital de Castilla y León [26- julio-2019].

González Olmedo, F., «Un gran artista vallisoletano desconocido», Razón y Fe 54, 1919 (mayo-agosto): 356-364; 461-467; y 55, 1919 (septiembre-diciembre): 83-88.

Grigoriadu, T., «Francisco de la Reguera: un traductor más y único continuador de Luciano de Samósata en el Siglo de Oro», CFC. Estudios griegos e indoeuropeos 16, 2006: 181-193. En línea en BNE [26-julio-2019].

Grigoriadu, T., «Libro terzero de las Historias Verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana por don Francisco de la Reguera, natural de Valladolid: estudio y edición de la única continuación literaria de Luciano de Samósata en el Siglo de Oro», Criticón 113, 2011: 119-151. En línea en CVC [26-julio-2019].

Grigoriadou, T., «Estudio introductorio», a T. Grigoriadou – P. P. Conde Parrado (eds.), Francisco Gómez de la Reguera y Serna, La lira y la zampoña. Primera parte de las Rimas Humanas, Valladolid, Universidad, 2017.

Hernández Alonso, C. (ed. y estudio), Francisco Gómez de la Reguera, Empresas de los Reyes de Castilla y de León, Valladolid, Universidad, 1991.

Llamazares, T., Cornu-copia sacro-profana […] con dos cartas o tratados doctrinales al fin. Y después un Diálogo con Demócrito e Hipócrates, Burgos, J. de Viar, 1685.

Lope de Vega, F., Laurel de Apolo con otras Rimas, Madrid, J. Gonçalez, 1630.

López Poza, S. (ed.), Diego de Saavedra Fajardo, Empresas Políticas, Madrid, Cátedra, 1999.

López Poza, S. (ed.), «Empresas o divisas de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón (los Reyes Católicos)», Janus. Estudios sobre el Siglo de Oro, 1 (2012), pp. 1-38. En línea en Janusdigital [26-julio-2019].

López Poza, S., «Fernando el Católico en la emblemática y en el pensamiento político del siglo XVII», en A. Egido – J. E. Laplana (eds.), La imagen de Fernando el Católico en la Historia, la Literatura y el Arte, Zaragoza, Institución Fernando el Católico – CSIC, 2014, pp. 235-277. En línea en IFC  [26-julio-2019].

Menéndez Pelayo, M., Biblioteca de Traductores españoles, Madrid, CSIC, 1953, vol. IV.

Mínguez, V., Los reyes solares: iconografía astral de la monarquía hispánica, Castellón de la Plana, Universitat Jaume I, 2001.

Pena Sueiro,  N., «Las Empresas de los reyes de Castilla de Francisco Gómez de la Reguera a luz de un nuevo testimonio», BRAE, 89, 300 (2009), pp. 343-363. En línea en Dialnet [26-julio-2019].

Pena Sueiro,  N., (ed.), Empresas de los Reyes de Castilla con máximas y documentos para Príncipes, recogidas, exornadas e iluminadas por don Francisco Gómez de la Reguera y Serna, natural de Valladolid, gentilhombe que fue de la Cámara del Serenísimo Señor Infante Cardenal don Fernando de Austria, La Coruña, Sielae – Sociedad de Cultura Valle Inclán, 2011.

Pena Sueiro,  N., «Las empresas de las reinas de Castilla (1504-1611)», en R. Zafra Molina – J. J. Azanza López (coords.), Emblemática trascendente: Hermenéutica de la imagen, Iconología del texto, Pamplona, SEE, 2011, pp. 639-649. En línea en Dialnet [26-julio-2019].

Pena Sueiro, N., «Las fuentes del primer libro de empresas políticas en España», Studia Aurea, 9 (2015), pp. 461-482. En línea en Dialnet [26-julio-2019].

Rodríguez de la Flor, F., «Emblemática regia», en P. M. Cátedra García – Mª L. López-Vidriero Abello(coord.). El libro en Palacio y otros estudios bibliográficos, Salamanca, Universidad, 1996, pp. 225-241.

Saavedra Fajardo, Diego, Idea de un príncipe político cristiano representada en cien empresas, Múnich, [s. n.], 1640; Milán, [s. n.], 1642. Vid. López Poza, S.

Simón Díaz, J., «Censo de escritores al servicio de los Austrias», en VV. AA., Censo de escritores al servicio de los Austrias y otros estudios bibliográficos, Madrid, CSIC, 1983, pp. 7-32.

Simón Díaz, El libro español antiguo. Análisis de su estructura, Madrid, Ollero & Ramos, 2000.

Urrea, J., La Iglesia de Santiago de Valladolid, Valladolid, Sever Cuesta, 1977.

VV. AA., Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana, vol. 26, Madrid, Espasa Calpe, 1925.

 

Enlaces web

Biblioteca Digital Hispánica (BDH)

Papeles Varios [título en el tejuelo: Manuscritos en prosa y verso]. Madrid. En BNE ms. 13.659 (fols. 56-310v): Las historias verdaderas de Luciano, escritas en lengua castellana por Francisco de la Reguera, natural de Valladolid, recogidas por un amigo suyo (fols. 56-123v). Ejemplo de paciencia Job: paráfrasis del libro de su vida, escrita en lengua castellana por Francisco de la Reguera (fols. 124-166v). Primera parte de las rimas humanas de Francisco de la Reguera i Serna, natural de Valladolid. Contiene esta primera parte la Lira i la çampoña. Sonetos amorosos, heroicos, campestres, burlescos, églogas y versos castellanos [obra incompleta] (fols. 171-310v). [26-julio-2019]

Las historias verdaderas de Luciano [de Samósata]; escritas en lengua castellana por Francisco de la Reguera, natural de Valladolid; recogidas por un amigo suyo. Madrid. En BNE ms. 17.729. [26-julio-2019].

Las historias verdaderas de Luciano [de Samósata]; escritas en lengua castellana por Francisco de la Reguera, natural de Valladolid; recogidas por un amigo suyo. En Madrid, año de 1729. Incluida en: Obras de Bartolomé Leonardo de Argensola y de Luciano de Samósata. Madrid. En BNE ms. 2.844 (ff. 113-128). [26-julio-2019].

Empresas de que husaron los Reyes de Castilla, recoxidas, exornadas, y iluminadas por Don Francisco Gómez de la Reguera y Serna, natural de Valladolid, Gentilhombre que fue de la Cámara del Serenísimo Sr. Infante Cardenal D. Fernando de Austria, sacadas de sus originales. En BNE ms. 17.481 [26-julio-2019]

Patrimonio Nacional

 Testamento, codicilo e inventario de Francisco Gómez de la Reguera y Serna gentilhombre del infante cardenal [15- mayo-2019]

Testamento, inventario y biblioteca del licenciado Fresno de Galdo, abogado [15 –mayo-2019]

Inventario del doctor Alonso Diez de la Reguera: Valladolid, 12 de noviembre de 1636, hecho por Francisco Díez de la Reguera, hijo del doctor y de doña Petronila Galdo, representando a sus hermanos Alonso y Aldonza de la Reguera [15-mayo-2019]

Testamento de Doña Mariana de Casasola, viuda del Licenciado Fresno de Galdo [15-mayo-2019]

Biblioteca Digital Siglo de Oro (Bidiso)

Symbola. Divisas o empresas históricas [15-mayo-2019]

 

 


 

Responsable: Antón Martínez, Beatriz.
La Dra. Antón Martínez es Catedrática de Filología Latina de la Universidad de Valladolid.

Revisión: Grupo de investigación LETRA.

Cómo citar y DOI del artículo: 
Antón, Beatriz, «Francisco de La Reguera y Serna», Diccionario de autores literarios de Castilla y León (en línea), dir. y ed. María Luzdivina Cuesta Torre, coord. Grupo de investigación LETRA, León, Universidad de León, octubre 2019. En línea en < http://letra.unileon.es/ >. DOI: https://doi.org/10.18002/dalcyl/v0i3

Editado en León por © Grupo de investigación LETRA, Universidad de León. ISSN 2695-3846.

Derechos de autor según Licencia Creative Commons.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.